dor_id: 4115340

506.#.#.a: Público

590.#.#.d: Cada artículo es evaluado mediante una revisión ciega única. Los revisores son externos nacionales e internacionales.

510.0.#.a: Arts and Humanities Citation Index, Revistes Cientifiques de Ciencies Socials Humanitais (CARHUS Plus), Latinoamericanas en Ciencias Sociales y Humanidades (CLASE), Directory of Open Access Journals (DOAJ), European Reference Index for the Humanities (ERIH PLUS), Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal (Latindex), SCOPUS, Journal Storage (JSTOR), The Philosopher’s Index, Ulrich’s Periodical Directory

561.#.#.u: http://www.filosoficas.unam.mx/

650.#.4.x: Artes y Humanidades

336.#.#.b: article

336.#.#.3: Artículo de Investigación

336.#.#.a: Artículo

351.#.#.6: http://critica.filosoficas.unam.mx/index.php/critica

351.#.#.b: Crítica. Revista Hispanoamericana de Filosofía

351.#.#.a: Artículos

harvesting_group: RevistasUNAM

270.1.#.p: Revistas UNAM. Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial, UNAM en revistas@unam.mx

590.#.#.c: Open Journal Systems (OJS)

270.#.#.d: MX

270.1.#.d: México

590.#.#.b: Concentrador

883.#.#.u: http://www.revistas.unam.mx/front/

883.#.#.a: Revistas UNAM

590.#.#.a: Coordinación de Difusión Cultural, UNAM

883.#.#.1: https://www.publicaciones.unam.mx/

883.#.#.q: Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial, UNAM

850.#.#.a: Universidad Nacional Autónoma de México

856.4.0.u: http://critica.filosoficas.unam.mx/index.php/critica/article/view/632/609

100.1.#.a: Elster, Jon

524.#.#.a: Elster, Jon (1986). The Possibility of Rational Politics. Crítica. Revista Hispanoamericana de Filosofía; Vol 18 No 54, 1986; 17-62. Recuperado de https://repositorio.unam.mx/contenidos/4115340

245.1.0.a: The Possibility of Rational Politics

502.#.#.c: Universidad Nacional Autónoma de México

561.1.#.a: Instituto de Investigaciones Filosóficas, UNAM

264.#.0.c: 1986

264.#.1.c: 2018-12-10

506.1.#.a: La titularidad de los derechos patrimoniales de esta obra pertenece a las instituciones editoras. Su uso se rige por una licencia Creative Commons BY-NC-ND 4.0 Internacional, https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/legalcode.es, fecha de asignación de la licencia 2018-12-10, para un uso diferente consultar al responsable jurídico del repositorio por medio del correo electrónico alberto@filosoficas.unam.mx

884.#.#.k: http://critica.filosoficas.unam.mx/index.php/critica/article/view/632

001.#.#.#: critica:oai:ojs2.132.248.184.97:article/632

041.#.7.h: eng

520.3.#.a: Sabemos, más o menos, lo que quiere decir la racionalidad cuando se aplica a elecciones y decisiones individuales. No resulta tan claro lo que quiere decir cuando se aplica a elecciones políticas, En este artículo discutiré dos preguntas. Primero, ¿puede uno asignar un significado a la idea de elección política racional? En segundo lugar, suponiendo que esta asignación sea viable, ¿cuál es el alcance de las decisiones políticas racionales? En tercer lugar, si este alcance resulta ser limitado (como sucederá), ¿Podría haber una guía alternativa a la acción política? La sección (II) establece, muy brevemente, la teoría de la elección racional a un nivel individual. Supondré que la racionalidad política se define mediante una extensión de las elecciones individuales a las elecciones políticas que, en un sentido, están hechas por y para la "sociedad". Esto es, excluyo las concepciones de política que corresponden al napoleónico "Todo para el pueblo, nada por el pueblo". Dentro del marco de la teoría de elección social, esto significa imponer la condición de no-dictadura. La sección (III) discute si la noción de racionalidad política es significativa, mediante la consideración de diversas objeciones que se derivan del principio del individualismo metodológico. Los individuos actúan sobre la base de sus deseos y creencias, Las colectividades, en cuanto tales, no actúan; tampoco tienen deseos o creencias. Por tanto, surgen problemas en relación con las preferencias agrupadas, la información centralizada y la instrumentación de elecciones. La sección (IV) considera el problema de la irracionalidad política, observando las analogías políticas de diversas formas de irracionalidad individual que pueden describirse brevemente como debilidades de la voluntad, excesos de la misma y la formación de preferencias adaptativas. Para que la política sea racional, debe diseñar maneras de evitar 0 manejar estas tendencias. La seccion (V) se pregunta si la racionalidad política siempre producirá prescripciones claras y sugiere en términos generales una respuesta negativa, argumentando que la incertidumbre es el mayor obstáculo para las elecciones políticas racionales. EI argumento no es simplemente que es difícil anticipar los resultados de las decisiones políticas. De manera más fundamental, consiste en que la planeación relativa al incremento, la ingeniería social y tácticas semejantes son respuestas inadecuadas a este problema. En la sección (VI) concluyo argumentando que la justicia; mas que la racionalidad, debe guiar las elecciones políticas fundamentales. La racionalidad tiene un lugar que desempeñar, pero éste es subsidiario más que primario. [J.E.] Sabemos, más o menos, lo que quiere decir la racionalidad cuando se aplica a elecciones y decisiones individuales. No resulta tan claro lo que quiere decir cuando se aplica a elecciones políticas, En este artículo discutiré dos preguntas. Primero, ¿puede uno asignar un significado a la idea de elección política racional? En segundo lugar, suponiendo que esta asignación sea viable, ¿cuál es el alcance de las decisiones políticas racionales? En tercer lugar, si este alcance resulta ser limitado (como sucederá), ¿Podría haber una guía alternativa a la acción política? La sección (II) establece, muy brevemente, la teoría de la elección racional a un nivel individual. Supondré que la racionalidad política se define mediante una extensión de las elecciones individuales a las elecciones políticas que, en un sentido, están hechas por y para la "sociedad". Esto es, excluyo las concepciones de política que corresponden al napoleónico "Todo para el pueblo, nada por el pueblo". Dentro del marco de la teoría de elección social, esto significa imponer la condición de no-dictadura. La sección (III) discute si la noción de racionalidad política es significativa, mediante la consideración de diversas objeciones que se derivan del principio del individualismo metodológico. Los individuos actúan sobre la base de sus deseos y creencias, Las colectividades, en cuanto tales, no actúan; tampoco tienen deseos o creencias. Por tanto, surgen problemas en relación con las preferencias agrupadas, la información centralizada y la instrumentación de elecciones. La sección (IV) considera el problema de la irracionalidad política, observando las analogías políticas de diversas formas de irracionalidad individual que pueden describirse brevemente como debilidades de la voluntad, excesos de la misma y la formación de preferencias adaptativas. Para que la política sea racional, debe diseñar maneras de evitar 0 manejar estas tendencias. La seccion (V) se pregunta si la racionalidad política siempre producirá prescripciones claras y sugiere en términos generales una respuesta negativa, argumentando que la incertidumbre es el mayor obstáculo para las elecciones políticas racionales. EI argumento no es simplemente que es difícil anticipar los resultados de las decisiones políticas. De manera más fundamental, consiste en que la planeación relativa al incremento, la ingeniería social y tácticas semejantes son respuestas inadecuadas a este problema. En la sección (VI) concluyo argumentando que la justicia; mas que la racionalidad, debe guiar las elecciones políticas fundamentales. La racionalidad tiene un lugar que desempeñar, pero éste es subsidiario más que primario. [J.E.]

773.1.#.t: Crítica. Revista Hispanoamericana de Filosofía; Vol 18 No 54 (1986); 17-62

773.1.#.o: http://critica.filosoficas.unam.mx/index.php/critica

046.#.#.j: 2021-09-28 00:00:00.000000

022.#.#.a: ISSN electrónico: 1870-4905; ISSN impreso: 0011-1503

310.#.#.a: Cuatrimestral

300.#.#.a: Páginas: 17-62

264.#.1.b: Instituto de Investigaciones Filosóficas, UNAM

758.#.#.1: http://critica.filosoficas.unam.mx/index.php/critica

doi: https://doi.org/10.22201/iifs.18704905e.1986.632

handle: 00b8d1ddffb30366

856.#.0.q: application/pdf

file_creation_date: 2010-10-11 19:02:52.0

file_modification_date: 2010-10-28 17:35:28.0

file_creator: Claudia Chavez

file_name: 8c91268796c6e79425b6c64376a4557ced81e17ed86b9c61b0abfd9780f3c572.pdf

file_pages_number: 46

file_format_version: application/pdf; version=1.5

file_size: 507478

245.1.0.b: The Possibility of Rational Politics

last_modified: 2021-11-09 23:50:00

license_url: https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/legalcode.es

license_type: by-nc-nd

No entro en nada

No entro en nada 2

Artículo

The Possibility of Rational Politics

Elster, Jon

Instituto de Investigaciones Filosóficas, UNAM, publicado en Crítica. Revista Hispanoamericana de Filosofía, y cosechado de Revistas UNAM

Licencia de uso

Procedencia del contenido

Cita

Elster, Jon (1986). The Possibility of Rational Politics. Crítica. Revista Hispanoamericana de Filosofía; Vol 18 No 54, 1986; 17-62. Recuperado de https://repositorio.unam.mx/contenidos/4115340

Descripción del recurso

Autor(es)
Elster, Jon
Tipo
Artículo de Investigación
Área del conocimiento
Artes y Humanidades
Título
The Possibility of Rational Politics
Fecha
2018-12-10
Resumen
Sabemos, más o menos, lo que quiere decir la racionalidad cuando se aplica a elecciones y decisiones individuales. No resulta tan claro lo que quiere decir cuando se aplica a elecciones políticas, En este artículo discutiré dos preguntas. Primero, ¿puede uno asignar un significado a la idea de elección política racional? En segundo lugar, suponiendo que esta asignación sea viable, ¿cuál es el alcance de las decisiones políticas racionales? En tercer lugar, si este alcance resulta ser limitado (como sucederá), ¿Podría haber una guía alternativa a la acción política? La sección (II) establece, muy brevemente, la teoría de la elección racional a un nivel individual. Supondré que la racionalidad política se define mediante una extensión de las elecciones individuales a las elecciones políticas que, en un sentido, están hechas por y para la "sociedad". Esto es, excluyo las concepciones de política que corresponden al napoleónico "Todo para el pueblo, nada por el pueblo". Dentro del marco de la teoría de elección social, esto significa imponer la condición de no-dictadura. La sección (III) discute si la noción de racionalidad política es significativa, mediante la consideración de diversas objeciones que se derivan del principio del individualismo metodológico. Los individuos actúan sobre la base de sus deseos y creencias, Las colectividades, en cuanto tales, no actúan; tampoco tienen deseos o creencias. Por tanto, surgen problemas en relación con las preferencias agrupadas, la información centralizada y la instrumentación de elecciones. La sección (IV) considera el problema de la irracionalidad política, observando las analogías políticas de diversas formas de irracionalidad individual que pueden describirse brevemente como debilidades de la voluntad, excesos de la misma y la formación de preferencias adaptativas. Para que la política sea racional, debe diseñar maneras de evitar 0 manejar estas tendencias. La seccion (V) se pregunta si la racionalidad política siempre producirá prescripciones claras y sugiere en términos generales una respuesta negativa, argumentando que la incertidumbre es el mayor obstáculo para las elecciones políticas racionales. EI argumento no es simplemente que es difícil anticipar los resultados de las decisiones políticas. De manera más fundamental, consiste en que la planeación relativa al incremento, la ingeniería social y tácticas semejantes son respuestas inadecuadas a este problema. En la sección (VI) concluyo argumentando que la justicia; mas que la racionalidad, debe guiar las elecciones políticas fundamentales. La racionalidad tiene un lugar que desempeñar, pero éste es subsidiario más que primario. [J.E.] Sabemos, más o menos, lo que quiere decir la racionalidad cuando se aplica a elecciones y decisiones individuales. No resulta tan claro lo que quiere decir cuando se aplica a elecciones políticas, En este artículo discutiré dos preguntas. Primero, ¿puede uno asignar un significado a la idea de elección política racional? En segundo lugar, suponiendo que esta asignación sea viable, ¿cuál es el alcance de las decisiones políticas racionales? En tercer lugar, si este alcance resulta ser limitado (como sucederá), ¿Podría haber una guía alternativa a la acción política? La sección (II) establece, muy brevemente, la teoría de la elección racional a un nivel individual. Supondré que la racionalidad política se define mediante una extensión de las elecciones individuales a las elecciones políticas que, en un sentido, están hechas por y para la "sociedad". Esto es, excluyo las concepciones de política que corresponden al napoleónico "Todo para el pueblo, nada por el pueblo". Dentro del marco de la teoría de elección social, esto significa imponer la condición de no-dictadura. La sección (III) discute si la noción de racionalidad política es significativa, mediante la consideración de diversas objeciones que se derivan del principio del individualismo metodológico. Los individuos actúan sobre la base de sus deseos y creencias, Las colectividades, en cuanto tales, no actúan; tampoco tienen deseos o creencias. Por tanto, surgen problemas en relación con las preferencias agrupadas, la información centralizada y la instrumentación de elecciones. La sección (IV) considera el problema de la irracionalidad política, observando las analogías políticas de diversas formas de irracionalidad individual que pueden describirse brevemente como debilidades de la voluntad, excesos de la misma y la formación de preferencias adaptativas. Para que la política sea racional, debe diseñar maneras de evitar 0 manejar estas tendencias. La seccion (V) se pregunta si la racionalidad política siempre producirá prescripciones claras y sugiere en términos generales una respuesta negativa, argumentando que la incertidumbre es el mayor obstáculo para las elecciones políticas racionales. EI argumento no es simplemente que es difícil anticipar los resultados de las decisiones políticas. De manera más fundamental, consiste en que la planeación relativa al incremento, la ingeniería social y tácticas semejantes son respuestas inadecuadas a este problema. En la sección (VI) concluyo argumentando que la justicia; mas que la racionalidad, debe guiar las elecciones políticas fundamentales. La racionalidad tiene un lugar que desempeñar, pero éste es subsidiario más que primario. [J.E.]
Idioma
eng
ISSN
ISSN electrónico: 1870-4905; ISSN impreso: 0011-1503

Enlaces